Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FaceBookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.chistes.com.mx/ >Varios>HUMOR ECLESIASTICO>
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

HUMOR ECLESIASTICO

Un ateo caminaba por el bosque admirando la belleza de el rio, los árboles y de los animales silvestres.

De repente el ateo escucha fuertes pisadas y ve desplazarse arbustos para dar paso a un enorme y feroz oso que se dirigía hacia el.

El ateo comenzó a correr tan rápido como pudo, impulsado por el flujo repentino de adrenalina en su sistema. Mirando hacia atrás observa que el oso va ganando terreno, pero el continúa corriendo. El oso continuaba ganando terreno cuando el ateo tropieza y cae al suelo.

El oso alcanza al ateo, lo inmobiliza con una de sus patas traseras y levanta una de sus garras delanteras como para tirrarle un zarpazo al ateo quien en ese momento exclama desesperado: "Hay Dios mio."

Para sorpresa del ateo en ese instante aparece una deslumbrante luz en el cielo y el tiempo se congeló. El bosque y el rio enmudecieron, mientras el oso parecía una estatua de cerra. De entre la deslumbrante luz se escuchó la voz de Dios quien dijo al ateo:

- "Haz negado mi existencia toda tu vida. Has enseñado a otros que no existo e incluso atribuyes mi creación a un accidente cósmico. ¿Realmente esperas que te ayude en este predicamento? ¿Acaso puedo contarte ahora como uno de mis creyentes?"

El ateo comprendió lo precario de su situación y trato de contestar honestamente:

- "Señor, sería hipócrita de mi parte pretender hacerme creyente en este momento, después de tantos años de negarte. Lo que sí puedo pedirte es que hagas al oso un creyente en ti."

Dios vio con agrado la sinceridad del ateo y le dijo:

- "Como pediste, te sea hecho."

En ese momento la luz desapareció, retornaron los sonidos y el tiempo volvió a correr. El rostro del oso cambió de uno feroz a uno amable y sonriente.

Bajo la garra que tenía levantada, la junto con su otra garra y elevando su vista al cielo dijo:

- "Padre Santo, te doy gracias por el alimento que estoy a punto de ingerir, AMEN." Colaboración de Jorge Luis Caballero Quezada.

Zona de comentarios

Política de Privacidad Contacto